martes, 15 de julio de 2008

53. Pasación de actividades.

Enfermeras de Acción contra el hambre el día de la ceremonia de pasación

Que gran día. Llegar es importante, pero irte... a veces lo es más. Muchas ONGs llegan (invaden) territorios, establecen sus bases, sus misiones y su operativo logístico (da miedo utilizar una jerga casi militar hablando de organizaciones humanitarias) y deciden perpetuarse como los árboles del paisaje. Muchas veces se olvidan del momento que las trajo hasta allí y su único mandato es perpetuarse "ad eternum". Es importante replantearse qué trabajo se está haciendo, por que y si está creando tal grado de dependencia que a su marcha, todos los proyectos se derrumbarán como un castillo de naipes. El mandato final de todo proyecto humanitario sería irse. Nada más bonito que cerrar una misión porque nuestra presencia no es necesaria. Desgraciadamente, no siempre es así y mientras se encuentre financiación los expatriados van pasando como hojas de calendario. Al final la gente del país se acostumbra a su presencia sin cuestionarse porque están allí.

Pero de vez en cuando hay que hacer la maleta. Y si no irse, como mínimo cambiar de actividad, y que la gente vea que una ONG también puede acabar un proyecto.

Con Fatoumata, responsable de PAM (Plan Mundia de Alimentos - WFP) de Naciones Unidas el día de la ceremonia de integración del hospital.
Este proceso (al que muchas organizaciones reaccionan con alergia, la población local con miedo y la autoridades con preocupación) recibe el nombre de integracion. Es decir, las actividades que llevaba a cabo la organización se integran dentro de las actividades del estado (sobre todo en las areas de salud y nutrición).

En Noviembre de 2007 "integramos" el hospital nutricional de Mayahi en la estructura del estado. Los discursos de las autoridades reflejaban casi el miedo a que la organización se fuese de la provincia. Los nuestros (el mio como Jefe de base, el de mi compañero como ultimo responsable nutricional del hospital) lanzaban la idea que la organización dejaba de ser tan asistencial para centrarse en actividades de nutricion comunitaria (ver post. 13) o de seguridad alimentaria (ver post 25).

Progresivamente, los trabajadores de la organización van finalizando sus contratos con nosotros y son los trabajadores del Ministerio de Salud los que gestionaran el hospital (algunos han sido empleados nuestros)

Este proceso se repetirá en los 16 centros nutricionales que gestionaba la organización (ver video, no muy bueno, pero que refleja el momento de la ceremonia con los beneficiarios).

A veces el tema no funciona: el gobierno no dispone del material ni del personal necesario para gestionar las actividades que llevamos a cabo. A veces, no hay voluntad por parte de las autoridades del país. A veces las organizaciones tampoco se muestran predispuestas a dejar algo que gestionan (con mayor o menor fortuna, pero "suyo" en lo que respecta a la gestión).

Lo importante es que los beneficiarios, la población, sigan recibiendo la asistencia que necesitan, independientemente del color de la camiseta.

Ojo a las madres, con sus niños, a la expectativa de lo que va a suceder a partir de ahora: Acción contra el hambre va a seguir en la zona dando su apoyo técnico, pero sin gestionar los centros

video

4 comentarios:

PASCA dijo...

La labor que realizan en verdad que es valiosa, ojalà que aunque se a a cuenta gotas la cultura se vaya modificando. sigo tu blog con mucho interès, ya que actualmente me encuentro ligada a personas del Niger y tu blog me da otro panorama de lo que ahi se vive. saludos desde Mèxico.

Juan Jose Tarres dijo...

Hola Pasca, muchas gracias por tu comentario. Niger como la gran parte de los paises africanos es un pais la mar de interesante, estoy seguro que tus amigos están disfrutando la experiencia. Un abrazo.

Sabrina Vaquerizo dijo...

Hola Juanjo! Qué tal por Madrid? Veo que sigues posteando puntualmente. Me alegro mucho de leerte.

Juan Jose Tarres dijo...

Hola Sabrina !! Muchas gracias por tu comentario. De momento, por Madrid, todo bien, empieza el calor (nada que ver con Niger, eso sí). Hasta la próxima. Juanjo