sábado, 14 de junio de 2008

48. La cocina de Arguiñano

Aqui querría ver yo como se carameliza el perejil

Ahora que hay debate Adriá-Santamaría, pongo unas fotos sobre el programa de alimentación escolar del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Malawi. Se han hecho estudios en los que se demuestra una vinculación evidente entre malnutrición y fracaso escolar. Tiene sentido: difícilmente un niño con el estomago vacío pondrá atención en clase (vosotros mismos, intentar concentraros en cualquier actividad, sabiendo que vuestro cerebro os pide sodio y demás nutrientes.)
El PMA lleva a cabo una distribución de comida en miles de escuelas de África sabiendo que se trata de un programa muy beneficioso ya que cuanta más población se escolarice, más posibilidades de desarrollo tendrá el país.

Con una sonrisa, pero se pasan horas y horas dando vueltas al tonel para evitar grumos

Además, también se ha demostrado que las chicas que finalizan sus estudios se casan (y se quedan embarazadas) a edades más tardías que las que no los acaban. Por otro lado, los padres están motivados para enviar a sus hijos al colegio ya que son menos bocas que hay que alimentar. Como veis todo ventajas. En Malawi, se prepara una especie de potaje, el Likuni Pala (Pala significa plato en chichewa y Likuni un poblado donde un misionero inventó este potaje) fortificado con nutrientes. No es muy apetitoso pero los niños, conscientes que es la única comida que pueden tener en el día, lo consumen con entusiasmo. Su modo de preparación es muy simple pero muy duro. Hervir agua en un recipiente y añadir el preparado.
Calentar un bidón de agua requiere que previamente el cocinero o cocineros (normalmente algún padre o madre) haya recogido la leña suficiente para calentar la hoguera durante varias horas, a veces empezando a preparar el potaje a primerisima hora de la mañana. Es una tarea dura que requiere estar removiendo la comida constantemente, muchas veces en cocinas mal ventiladas que se llenan de humo.
Arguiñano, vente a Africa a ver si les revolucionas las comidas pero a parte de que sea rico rico, haz que sea sencillito.
.
.
Arriba, un magnífico invento: El bidón con el que se cocina se introduce en otra especie de bidón. En la parte de abajo una hoguera envie el calor, no solo para la parte de abajo sino para todo el cuerpo del bidón: se ahorra mucha energía (menos leña que hay que ir a buscar, menos desforestación) y el resultado es mucho mejor. En la parte de abajo un video desmotivante: estos cocineros deberán pasar varias horas para evitar todos los grumos que se han formado.


video

1 comentario:

Sabrina Vaquerizo dijo...

Recuerdo la primera vez que nos enseñastes las fotos de tu estancia en Malawi. Me gustó especialmente el vídeo de la reunión con el claustro de profesores en la que, una vez finalizada, los profesores se ponían a cantar y bailar. Súbelo, pls.