domingo, 23 de marzo de 2008

37. Ha llegado

Dromedario por las calles de Mayahi



Pues sí. Finalmente, lo tenemos aquí. El calor. Cuando llegué en Julio 2007 hacía calor, algo de bochorno, pero se podía soportar. Pero desde hace una semana oficialmente ha llegado nuestro amigo. El termómetro no baja durante el día de los 37 grados (y todo el mundo dice que no ha hecho más que empezar). Es un calor seco que puede con todo. Puedes lavar las sabanas a las 7 de la tarde sabiendo que harás la cama con ellas. Andas 100 metros y la camisa se te pega al cuerpo y este te lanza un solo mensaje: dame de beber. Es el momento de ir a la oficina con una o dos botellas de agua por la mañana y lo mismo por la tarde. Los que leemos El Principito nos acordamos de la famosa pastilla que ahorraba a su propietario tiempo para ir a la fuente. Por la calle, no hay forma de evitarlo, solo caminar pegado a las casas para aprovechar los resquicios de sombras (no hay ni un solo edificio de dos plantas en Mayahi, por lo que no hacen mucha). Los locales están acostumbrados, su piel morena también les da una protección adicional (ya se sabe, la especie humana es inteligente en materia evolutiva). En cambio, los pobres Nasaras, vamos como almas en pena buscando la protección de los ventiladores y aires acondicionados. Propietarios de abrigos: ya los podéis guardar hasta la próxima temporada cuando nuestro amigo el calor se vaya de vacaciones. Eso sucedera... en noviembre. Que sea leve.

2 comentarios:

alicia dijo...

Desde el frio con nieve en el alto del Perdon y casi en el jardin de casa te deseo felices pascuas, desde Obanos una pascua de resurreccion blanca, bonita y tranquila. Han sido dias entrañables y recogidos en mi caso a la fuerza pero llenos y con recuerdos para aquellos a los que queremos. Un abrazo alicia madre

Juan Jose Tarres dijo...

Hola Alicia madre. Como siempre gracias por tus comentarios. Me alegro que tengas a la familia a tu lado. Disfruta de ella y de la primavera. Un abrazo grande. Juanjo