miércoles, 26 de agosto de 2015

316. Un diabético atraca un banco


Este titular y otros parecidos ("Un zurdo escapa de la cárcel", "Una pelirroja detenida por tráfico de drogas" "Una persona alta evade impuestos") nunca aparecerán, lógicamente, en un titular de un periódico.


¿Por que? Porque los adjetivos o sustantivos que acompañan a los sujetos (salud, habilidad con las manos, color del pelo, altura...) no son importantes, no ayudan a definir la situación.

Los diabéticos o los zurdos no son más propensos a cometer un delito que las personas cuyos cuerpos regulan bien la glucosa o los diestros.

¿Y los personas que huyen? ¿como las definimos?

El 30 de julio, David Cameron primer ministro inglés hablaba de un "enjambre" de inmigrantes que cruzaban el Mediterraneo.

("...you have got a swarm of people coming across the Mediterranean..").

El 15 de agosto más o menos rectificó diciendo que no quería deshumanizar a los inmigrantes sino describir "que se trataba de un nº muy elevado de personas ("very large number of people") y que por eso había dicho "enjambre" pero ...

¿hay algo más negativo y agresivo que un enjambre? ¿que imagen nos viene a la cabeza?


El lenguaje es importante porque tal como describimos una situación, a su vez, predisponemos a la opinión publica a favor o en contra.

Si decimos "hordas de inmigrantes invaden Europa" o "miles de familias huyen de la guerra", la percepción cambia, pero la realidad es la misma: personas que huyen.

Hace unos días, Barry Malone, editor de Al Jazeera informaba que por política de la empresa a las personas que cruzaban el Mediterráneo ya no se las iba a clasificar como "inmigrantes" sino como "refugiados" y alertaba que el lenguaje deshumanizaba y que no es lo mismo decir "inmigrantes fallecidos" que "personas fallecidas".  Si  hablamos de "familias" seguro que nos identificamos fácilmente con este concepto.

Lo que es evidente es que no solo el lenguaje es importante sino el trato que damos a las personas que huyen de un conflicto.
Frontera de Túnez con Libia: trabajadores africanos y asiáticos (somalíes, egipcios, bangladeshies, eritreos, nigerinos...) huyen de la guerra de Libia en Marzo 2012