lunes, 23 de abril de 2012

215. Renacimiento africano


Esta "peaso" estatua que tenéis en estas fotos es el monumento del renacimiento africano (Monument de la renaissance africain). Está situada en la "corniche", en la cornisa de la cosa dakariense mirando al Atlántico y fue idea del presidente saliente (el que acaba de perder las elecciones) Abdoulaye Wade.

El gusto es dudoso, un hombre acompañando a una mujer y con un niño en brazos que señala el horizonte atlántico y tiene cierto aire soviético (no es casualidad que aunque el diseño sea del arquitecto senegalés Pierre Goudiaby Atepa, la construcción la llevase a cabo una empresa nordcoreana (especialistas en monumentos megalómanos).

Difícilmente encontrareis una mujer africana tan ligera de ropa (hay quien tachó el monumento de pornográfico) y una pose tan forzada para el musculitos. (se puede subir hasta su gorro y disfrutar de unas buenas vistas de la costa senegalesa).

Monumento faraónico (sus 52 metros superan a la estatua de la Libertad de Nueva York o al Cristo de Corcobado de Brasil) fue inaugurada en 2010 y muchos senegaleses se preguntan todavía no solo por su utilidad sino por la  necesidad de gastar la cantidad de 27  millones de dolares en un dislate que no aporta nada a la sociedad. Hay quien puede creer que no hay que mezclar arte (si eso es arte) con dinero pero en un país que tiene regiones con tasas de malnutrición infantil parecidas a las de Mauritania debería pensarse las cosas dos veces. El día que lo visité 10 turistas despistados y ninguno senegalés

La corniche de la costa de Dakar
En la base del monumento (en el que varios países han aportado algunas obras de arte) se pueden encontrar loas al renacimiento africano en una extraña galería mezcla de personajes situados al mismo nivel: Mugabe junto a Nasser y a unos centímetros de Nelson Mandela. Rosa Parks (la mujer que se sentó en la zona para blancos de un autobús de Alabama) junto a Angela Davis, (militante de los Panteras Negras). Las conexiones son a veces difíciles de ver.
Por supuesto Wade se ha incluido entre los grandes mandatarios africanos (no muy lejos del emperador etíope Haille Selasie).



No nos quejemos mucho de la forma de derrochar de nuestros amigos africanos.
A fin de cuentas el "regalo" de Caja Madrid diseñado por  Santiago Calatrava a la ciudad de Madrid, un obelisco en el Paseo de la Castellana solo tiene un coste de mantenimiento de 300.000 euros anuales
Vista desde la gorra del hombre

( y aunque no ha trascendido el coste del "regalo" seguramente superará un par de millones de euros).

El obelisco de Madrid supera los 93 metros de altura y las 572 toneladas de peso.(si alguien pensaba que nadie superaba a Wade en altura no vera que por tierras ibéricas también tenemos aires de grandeza).

Eso si, sentimiento de "renacimiento madrileño" (como mínimo a nivel económico), inexistente.

2 comentarios:

Teresa dijo...

Desde luego... consejos vendo y para mi no tengo

Anónimo dijo...

Vamos por partes sobre este artículo.
1) El gusto estético de la casa real española sí que es dudoso. Está empeñada en mantener un régimen medieval como la decadente monarquía europea, con todos la simbología anacrónica que esta implica, y no se justifica menospreciar una obra de arte de una soberana REPÚBLICA africana como Senegal.
2) Los vagos de Juan Carlos y Felipe sí que viven en unos peazos de palacios a costa del trabajo del pueblo español que lo construyo y que paga por su mantenimiento. Que hayan súbditos que nieguen esa realidad es su problema mental.
3) No hay nada de malo en que existan arquitectos senegaleses, pero sí es aberrante que hayan monarcas europeos. De paso, es preferible apreciar el arte soviético y norcoreano que tolerar el megalomaníaco impulso de un borracho coronado en cazar elefantes.
4) Las estatuas grecorromanas representan mujeres ligeras de ropa y hombres musculosos, todos europeos, y hay gente que no refieren eso de manera despectiva como sí lo hacen en caso de que esas estatuas representen africanos subsaharianos.
5) Dislate que no aporta nada a la sociedad es que el pueblo español mantenga a una nobleza vividora y una burguesía parásita cuyo pasatiempo común es aplicar desahucios y robar las pensiones para vivir sin trabajar.
6) Si el Monumento al Renacimiento Africano no es arte, mucho menos lo son las pinturas de Velázquez, el obelisco de Madrid y el Palacio de La Moncloa, donde por ahora vive el primer ladronazo (perdón, ministro) Mariano Rajao.
7) La pobreza que hay en Senegal y el resto del continente africano se legitimó con la Conferencia de Berlín en 1.884, donde varias aves de rapiña europeas (entre estas España) se repartieron África para robarle sus riquezas y condenar a sus habitantes a la pobreza mientras la burguesía y la clase media europea se lucraba con lo saqueado. ¡LADRONES!
8) Es fácil hablar del derroche de los africanos cuando ni por error se menciona el derroche de lacras como Juan Carlos, Felipe y su corte de malandrines, sin olvidar a tartufos como Feli-Pillo González y José María Asno. Todo eso es mucho más caro que el dinero empleado para el Obelisco de Madrid.
No hay que olvidar la enseñanza de Jesucristo en no criticar la pajilla en el ojo de alguien sin quitarse la viga en el ojo por parte de quien critica. Menospreciar esa enseñanza es escupir hacia arriba para que el gargajo caiga en ese ojo.