sábado, 17 de octubre de 2009

95. Las fuentes del nilo (II)

El Nilo, de origen a fin
Pero la aventura de Speke y Burton no acabó ahí. Speke invitó a Burton a visitar el Victoria llamado así en honor a su reina pero este, ansioso de buscar la gloria en solitario, lo rechazó.
Volvieron juntos a Zanzibar. Speke partió a Inglaterra unas semanas antes que Burton, no sin antes que este le hiciera prometer que irían juntos a la Royal Geographic Society a relatar los descubrimientos. A Speke le faltó tiempo y nada más pisar Londrés lo publicó a los cuatro vientos con la intencion de conseguir financiación rápidamente para un segundo viaje. Burton le acusó de mentiroso y de no haber descubierto nada. Durante 9 largos años, el descubrimiento se puso entredicho. Se hicieron nuevas expediciones que determinaron que dos lagos más el Alberto y el Nila Victoria junto a los ríos Kagera y Semliki eran el origen de la fuente. Speke vivió cuestionado y en septiembre de 1864, la tarde anterior a un debate que le debía confrontar a Burton sufrió un extraño accidente de caza en el que muchos vieron un suicidio. Tuvo que ser otro explorador, Stanley, famoso por su frase de "descubrimiento" de Livingstone el que certificara oficialmente que Speke llevaba razón

Tanto viaje para algo tan poco importante y que dejaba indiferente a los locales de la zona. La épica de esas exploraciones pierde valor cuando se contempla algunas de las miserias humanas.
.
Origen del Nilo Azul: El Tissat en Etiopia. Unos kilometros más arriba encontramos el lago Tana, en Bahar Dar. Vereis que el salto no es ni la mitad de lo gigantesco que llegó a ser en su día antes de la construcción de una central electrica, pero de cerca sigue siendo fabuloso y rompe esa imagen de Etiopia como tierra seca y desértica que muchos tienen en la cabeza.

2 comentarios:

¡Hola! dijo...

Muy buenas Juan José, africano de corazón...me ha gustado mucho tu blog, leyendo algunos de tus escritos pienso que cada una de las personas que habitamos la tierra debería visitar algún dia éste continente, mezclarse con él, tal vez así en nuestra cabeza cambiarían algunos valores tan banales... Un saludo! te dejo mi blog recien estrenado www.masrojoquenegro.blogspot.com Un abrazo!

Juan José Tarrés Sanjurjo dijo...

Hola muy buenas. Muchas gracias por tu comentario. Si, yo tambien creo que viajando se te ensancha la cabeza... Un abrazo. Juanjo