martes, 29 de julio de 2008

55. El incidente de Fachoda

Dos niños están jugando encima de una alfombra. Cada uno en un extremo. De repente, los dos niños (irracionalmente) piensan a la vez: "necesito TODA la alfombra para jugar". Empiezan a dejar juguetes a diestro y siniestro para marcar su territorio y se lanzan en una loca carrera al centro de la alfombra. Cuando llegan, se dan un coco, lloran un poco y deciden asegurar el territorio conquistado. El sitio donde han chocado se llama FACHODA, los niños son Francia e Inglaterra y la alfombra es África.

No hay más que ver la zona de influencia de cada "niño": Mirando el mapa de África de izquierda a derecha, vemos la gran "francophonie": Senegal, Mali, Niger, Chad, el Magreb... (azul)
De arriba a abajo, distinguimos la "commonwelth": Egipto, Sudan, Kenia, Tanzania, Zimbawe, Zambia, Malawi... (naranja). (en el centro en amarillo, el congo Belga y en verde claro, algunas colonias portuguesas)

Si trazásemos una linea entre Ciudad del Cabo y El Cairo y otra entre Dakkar y el cuerno de África, el cruce de las lineas nos llevarían a Fachoda, donde los ejercitos franceses del general Jean-Baptiste Marchand y las tropas del comandante inglés, Lord Kitchener se encontraron en 1898. A pesar de que los franceses llegaron primero y se produzco un empate técnico, las tropas inglesas se asentaron en una zona perteneciente actualmente a Sudan.

Francia quería unir sus territorios del Atlántico con el mar Rojo e Inglaterra, con el colonizador de Sudafrica Cecil Rhodes al frente, construir un ferrocarril que uniese sus minas en el sur del continente con Mediterraneo a través del Nilo.

Sueños de grandeza (inmensa) que ignoraban que sobre esa alfombra vivían millones de personas. Esos delirios crearon una política colonial errática con fronteras marcadas a base de escuadra y cartabón (solo hay que ver las fronteras de Somalia, Niger, Kenia, Mali, Argelia....)

La Entente cordiale de 1904 hizo que los niños firmasen la paz (y cambiasen el nombre de la ciudad)

Hoy en día, Fachoda, la actual ciudad de Kodok, vive ajena a ese período histórico. Si hubiesen encontrado petróleo no hablariamos de una disputa tan infantil....

El próximo post será largo y hablará de un lugar mágico en Africa (uno de tantos): LALIBELA. De momento, os anticipo una vista de un olivo desde una de sus iglesias (efectivamente, desde abajo)

1 comentario:

Teresa dijo...

Muy interesante!