sábado, 29 de septiembre de 2007

16. La vida tranquila en Africa. (¡Corre, corre!)

Alicia con Nuria Salse (de los Salse de toda la vida), responsable nutricional de Accion contra el hambre España

Si una enfermera titulada con años de experiencia (incluyendo asistencia sanitaria en los samfermines) entra en el despacho del jefe de base un viernes a las 13:30 h. y te dice que tiene un dolor anormalmente fuerte en el costado ya sabes lo que tienes que hacer: empezar a correr.
El cuerpo humano no pregunta a su propietario donde se encuentra o si le viene bien o mal ponerse enfermo en ese momento y en ese lugar. Simplemente empieza a dar guerra, lanza un mensaje de dolor y se queda tan pancho. Cuando eso sucede, hay que empezar a tomar decisiones.

Tranquilamente (sin obviar el hecho que la enferma disimuladamente empieza a retorcerse de dolor) hay que coger un coche e ir al hospital más cercano. Si se descubre que el médico cirujano que atiende a la enferma apunta apendicitis (luego se vio que no era así) pero reconoce que no tiene ni los medios para operar ni para realizar un adecuado post operatorio, (ni para hacer una ecografia o radiografia) lo inmediato es ir al siguiente hospital más cercano en coche a dos horas, con la duda, si allí las condiciones van a ser mejores (confirmado: no lo son). Para ese momento, el telefono ya echa chispas (14 llamadas y 12 mensajes). Jefe de mision, responsable médico, seguros, contactos con otras ONGs (MSF, Aviadores sin fronteras), evacuacion aerea, organizar viaje.

Una hora después de los primeros sintomas teniamos un certificado médico del primer reconocimiento e íbamos camino de Maradi analizando todas las alternativas posibles: pasar la noche en Maradi, seguir hasta Galmi (hospital a tres horas de viaje) para estabilizar y continuar a Niamey, evacuacion aérea a Niamey esa misma noche o al dia siguiente a las 7 de la mañana, esperar confirmacion aerea... sin darte cuenta llevas casi cuatro horas jugando al agotador juego de SI. Si el tema se complica haremos esto. Si el medico dice que continuemos, seguimos. Si el avion no llega hoy seguimos en coche, si .... Finalmente dormimos en Maradi (el jefe de misión, por casualidad tambien se encontraba alli, venía de visita a la base) y a las 14:00 h. del sábado, un avion medicalizado llevaba a Alicia a un hospital que reunía las máximas garantías sanitarias en Camerún. Solo habían pasado 24 horas desde que empezó el baile pero se me hicieron eternas. Por la noche ya estaba hospitalizada y estable.

Como de casi todos los post saco conclusiones, este no es una excepción: Alicia, al final todo ha salido bien (y eso es lo más importante) pero la proxima vez que quieras visitar un avión medicalizado hazlo como enfermera. Disfrutarás mucho más (y yo también, salvo que la próxima vez sea yo el enfermo).
¡Ponte buena y vuelve pronto!

A punto de despegar camino de Camerún

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias al cielo por tenerte alli y cuidar de nuestra alicia. Nos gusta como relatas lo sucedido ya que en esta familia nos va tambien la sutil y comica manera de relatar hechos dificiles y que pueden ser traumaticos.
Creemos que pronto la teneis de vuelta pues africa acoge y nuestra hija y hermana tiene capacidades de adaptacion insospechadas para nosotras, pues parece que esta en Dubai...

Seguiremos leyendo tus cronicas y ya tienes dos rendidas admiradoras.
Un saludo, Alicia Barrientos y Marta Beguiristáin.

teresa dijo...

Me alegro que finalmente todo haya ido bien y Alicia pueda contar el episodio como una aventura más. Un saludo para la familia de Alicia. He leido vuestro comentario y me imagino como lo habreis vivido... soy la hermana de Juanjo. Un abrazo

Momoyama dijo...

Hola Juanjo,soy María, la otra hermana de Alicia. También te agradezco la narración de los hechos, la verdad es que estando lejos...yo tengo que agradecer desde aquí a Michael Flachaire y a Silvina por su atención a mis llamadas desde Madrid, desde el despacho de nuestra buena amiga Susana.
Como tu hermana Teresa, aquí tienes otra fan del blogg que ahora mismo voy a difundir.
Un abrazo, María

Juan Jose Tarres dijo...

Veo que las familias Beguiristain, Tarres y Sanjurjo (mi madre) se abonan al blog. Ire con mas cuidado a partir de ahora, jaja. Abrazos Juanjo